.




.



No sé si hoy sabría definir mi estado de ánimo.

He aprovechado el día para hacer algunos quehaceres y salir con mi amiga de toda la vida a la busca y captura de un batido.

Como muchos sabeis trabajo en un restaurante. Un lugar mundano como cualquier otro por el que se pasea una curiosa fauna que algún día merecerán una entrada propia.
Hoy no parecía diferenciarse del resto de los días. Algo de rutina, cansancio acumulado y ninguna sorpresa inesperada.

Pero rondando las diez y media de la noche se ha producido un pequeño tumulto en la sala de la planta de abajo.

Una de mis compañeras ha subido horrorizada diciendo que algunos clientes se habían levantado de las mesas histéricos porque habían encontrado una rata paseando por debajo.

Sé que no debiera reirme por tal calamidad, pero me imaginaba la escena y cuánto menos esbozaba una sonrisa maliciosa.

Yo quería ver al culpable de tal alboroto.

Cuando he bajado a la sala de personal, caminando entre mis asustadas compañeras, he llegado hasta una silla donde reposaba una cajita de cartón.

- Está dentro. Jose Miguel la encerró ahí ¿deberíamos matarla? - me dijo una de ellas.

¿matarla? a veces me escandaliza como hay gente que utiliza palabras tan crueles con tanta ligereza.

Dispuesta a encontrarme al demonio encerrado en aquella caja, la he abierto. Y cual ha sido mi sorpresa cuando he descubierto a un pequeño y adorable ratoncillo que no debía medir más de 6 cm. Tenía un pelaje gris y suave, un hocico respingón y unos mofletillos adorables. Trataba de trepar asustado, moviendo sus ojitos hacia derecha e izquierda, con sus patitas menudas.

Me miró pidiéndome ayuda y me decidí a adoptarlo.

- Me lo llevo a casa.

He ignorado las miradas incomprensivas de mis compañeros que me han negado un miserable trozo de queso y me he echado la caja debajo del brazo.

Me he ido andando hacia el tren con mi nuevo amigo, entablando una divertida conversación por el camino, preguntándole qué nombre le gustaba más y si sería muy cruel encerrale en un terrario, o sería mejor dejarle en libertad en algún sitio seguro.

Pero cuando he llegado a la estación de Atocha algo trágico ha sucedido. Estábamos hablando tranquilamente cuando el pequeño ratoncillo ha empezado a tener unos extraños espasmos, le costaba respirar y movía las patas de una manera rara.
Finalmente, ha arqueado el cuerpo y la cola y he visto como soltaba un último y prolongado suspiro antes de caer muerto.

Seguramente alguno de los clientes debió pisarle porque ví que tenía la colita rota.

Y allí me he quedado un rato mirando al animalito que hasta hace bien poco correteaba feliz entre las mesas.

Seguramente su imprudencia se debió a alguna apuesta entre hermanos ratones que le desafiaron a abandonar su hogar y buscar aventuras entre esos gigantes.

Nunca había visto morir a nadie, ni siquiera un animalito. Había visto algunos muertos, pero no ese instante en que se les escapa la vida por la boca.

He levantado la vista y la gente seguía caminando tan tranquila ajena a aquella pequeña desgracia.

Pensaba en que había muerto solito y lejos de sus seres queridos, encerrado en una caja y sin la dignidad de la soledad, siendo observado por una extraña.

Mi felicidad se ha evaporado de repente.

Comments (19)

On 30 de julio de 2009, 9:02 , Pat dijo...

Siento mucho la pérdida de tu nuevo amigo. No entiendo como la gente se puede asustar ante un animalito tan adorable como un ratoncito. A mi me encantan. Pobrecillo igual tenia mujer e hijitos y todavia le esperan en casa. Pero debería consolarte pensar en que si, probablemente tu eras una extraña, pero eres la extraña que intentó salvarle la vida. Mejor eso que no morir rodeado de gigantes histéricos que quieren exterminarte.

 
On 30 de julio de 2009, 10:25 , Demmi Smith-Listing dijo...

jo MariMallory, lo siento. Pobrecito, despues del susto de verse pisoteado por cientos de pies histericos, pero no murió solo... tu estuviste ahí, hablando con él y dandole cariño.

Animo nena... :'(

 
On 30 de julio de 2009, 11:32 , Mallory Knox dijo...

Yo tampoco lo entiendo Pat, me parecía super exagerado tanto alboroto.
Marta... esto ha sido peor que la polilla... que penica...

 
On 30 de julio de 2009, 14:04 , ~ Demae ~ dijo...

hay pobrina!

Piensa como ha dicho pat, que al menos alguien le presto esa ayuda que pedia desde la cajita. Mejor eso que morir aplastado...

La verdad es q era monoso... la gente arma tanto lio xq no se paran a mirar, van algo correteando por el suelo y en su cabeza se foma la imagen de una rata de las de cloaca (a la que creo ni tu adoptarias)..

 
On 30 de julio de 2009, 15:40 , Un día de verano dijo...

=( Lo siento. Es triste que se muera un animalito aunque haga poco que lo tienes.
Ayer me regalaron (entre otras cosas) un pececito naranja de agua fría. Una carpa. Era naranja, y ya había tenido alguno como él. Bueno, lo había tenido mi hermano que tiene una pecera bastante grande para tres o cuatro peces.
Resulta que los de mi hermano son de agua caliente, y por eso tuve que dejar al pececillo en un tupper grandecito.
A las dos me fui a dormir, pero se me ocurrió ir a ver qué tal iba Frío (que era su nombre) y no lo vi en su improvisada pecera. Pensé en que mi hermano lo podía haber tirado a su pecera, pero tampoco. Volví a mirar el tupper. Imposible.
Estaba en el suelo. =(
Mi primera mascota propia me duró de 6 a 8 horas.. :S

 
On 30 de julio de 2009, 20:58 , Hinterstoisser dijo...

Tq porque eres una personita especial, diferente. Siento lo del ratoncito. Creo que a todos nos gustaría dar el último suspiro en la compañia de una mano amiga...

 
On 31 de julio de 2009, 2:19 , Mallory Knox dijo...

Gracias amor, intentaré ignorar la sonora bronca que me echaste por haber recogido un animalito de la calle... ¬¬. Yo también te quiero, aunque seas un gruñón :)

Jo, Lotta, que penita, pobre pececillo. Yo también tuve tres, se llamaban Groucho, Harpo y Chico. Y un día aparecieron flotando en mi pecera sin más. La verdad es que mis animalitos tienen finales trágicos.
Mi Hamster se cayó desde un noveno piso y fue a estamparse contra una farola de globo.
También me encontré un gatito cuando tenía ocho años y un niño de mi cole me lo quitó y lo lanzó contra un muro, matándolo en el acto. No sé porqué recuerdo perfectamente el nombre de aquel niño...
Otro gatito se me cayó desde el tercero cuando tenía tres mesecillos...
Casi mejor no recojo ninguno más, creo que transmito malas vibraciones :(...

 
On 31 de julio de 2009, 9:41 , Elena dijo...

¡Jooo, que penita!
Pensaba que se te habia colado en casa... pobrecito, aunque no son de mis animales preferidos, de pequeñitos son adorables.
Lo siento mucho, yo si se lo que es que se te muera un animal entre tus manos y se pasa bastante mal, esa impotencia de no saber que hacer para ayudarlo... es horrible.
Que mala suerte, ahora que habia encontrado a alquien que le querria muchísimo.
Al menos murió entre tus manos, sintiendo afecto.

No creo que transmitas malas vibraciones, solo has tenido mala suerte.

Un besito

 
On 31 de julio de 2009, 15:07 , Nena28 dijo...

Ha sido mala suerte y creo que el ratoncillo murió mejor escuchando tu charla que a escobazos o pisotones. :)
Yo también soy muy dada a hacer estas cosas, no soporto el sufrimiento gratuito de ningún animal (excluyo a las cucarachas, esas pueden morir todas masacradas ahora mismo).
Mi primera mascota tambíen fué un pez naranja que se llamaba Kurt y acabó suicidándose saltando de la pecera. Luego ha habido muchas, y con todas lo he pasado fatal cuando me han dejado, pero nunca aprenderé la lección.
Tu felicidad volverá pronto. Lo sé.

 
On 31 de julio de 2009, 21:35 , Susi dijo...

A estas alturas ya debes de saber que yo adoro a los animales. Los hamsters y todo tipo de roedores no son una excepción. La gente no tiene sensibilidad y acostumbra a despreciar a los ratoncitos. Siento mucho que hayas visto como se iba, pero seguro que lo ha hecho agradecido de que fueras a darle una oportunidad.

Yo también vi morir a mi hamster hace unos días. Es algo muy triste.

Besos desde París!! =)

 
On 1 de agosto de 2009, 1:10 , Un día de verano dijo...

Le eché agua mineral.. :( fresquita pero no demasiado.. :( saltó sin más.
Voy a comprar otro y a mentir a mis amigas. Me siento un padre. XD

 
On 2 de agosto de 2009, 15:26 , Hada Azul dijo...

Gracias, preciosa. A ver que te lea y te comento. Sabes que estuve a punto de ponerle este layout a mi blog? XD

 
On 2 de agosto de 2009, 15:34 , Hada Azul dijo...

Vaya. Sabes, por lo menos... no dejaste que lo mataran.

Una amiga una vez se compró una rata (una especie de hamster, que en realidad era una rata XD) y me la dejó a mi mientras ella se iba a emborracharse. Me enamoré del animalito, asustado entre tantas manos extrañas intentando cogerle. Se quedó en el hueco que hacía mi codo hasta que cogió confianza para andar de arriba a abajo y por mis pantalones. Luego volvió al hueco y se quedó dormidito, y cuando se despertó, empezó a comerse mi jersey xDD Es de los recuerdos mas dulces que guardo, un bichito tan inocente...

Le diste unos momentos de amor, quizá nadie se los habia dado nada ni nadie antes, no te arrepientas.

 
On 2 de agosto de 2009, 17:37 , Hada Azul dijo...

Sí, a eso mismo xDD Yo es que me pongo tonta con la terminología XDDD Pues eso, encantada de seguirte ^^

 
On 7 de agosto de 2009, 12:32 , Igrein dijo...

...

Lo siento...

Yo... soy muy sensible, y estas cosas me afectan mucho... lo siento, de veras.

 
On 1 de septiembre de 2009, 23:16 , yomismapaquequieresmas dijo...

Voy con retraso, ya lo sé, esto debería haberlo leído hace mucho, pero... qué te voy a contar.

No he podido evitar sentir mucha pena, no me imaginaba que pudiera morir así, de repente... pobrecillo...

El libro: "Háblame del sol", es para niños de 7 años, y lo leemos en 2º de primaria entre todos en clase, pero a mí me parece que no es un cuento para niños... me he acordado de él leyendo esto... si no lo encuentras, dímelo y te lo presto. Ara

 
On 2 de septiembre de 2009, 0:49 , Mallory Knox dijo...

Gracias por la sugerencia Ara, lo buscaré en la biblioteca... me gustan los libros para niños, porque pretenden condensar en tres líneas simples una gran cantidad de información. Algunos adultos deberían leerlos también :)

 
On 3 de septiembre de 2009, 23:57 , Miri ^^ dijo...

Pobrecillo, tan mono que era el ratoncillo :'(

Seguramente el pobre debió estar sufriendo mucho... no me gusta que ningún ser vivo sufra =S simplemente no lo soporto.

 
On 28 de febrero de 2011, 21:27 , Heidy Arce dijo...

ay ya sé que hace mucho que pasó lo del ratoncito... pero lo leí y casi lloro (o serán las hormonas... no se)... pero pobre animalito, que cruel es la gente con un pobre animalito que solo quiere vivir...